Disfruta de las obras de Gustav Klimt como nunca

El Museo de Historia del Arte  de Viena permite ver varias obras de Gustav Klimt de una forma directa y original para celebrar el 150 aniversario del nacimiento del pintor austriaco.

De este modo, un puente que se levanta 12 metros sobre la pared norte del vestíbulo de la pinacoteca, permite acercarse e intimar con las pinturas con las que Gustav Klimt decoró  la escalinata principal del edificio en el año  1890. Todo un lujo.

Aquel trabajo, realizado por Klimt, su hermano Ernst y su amigo Franz Matsch, inunda los espacios entre las columnas y lunetas del vestíbulo con una serie de pinturas que simbolizan la evolución del Arte, desde el Antiguo Egipto hasta el Renacimiento italiano.

Si bien  las pinturas se encuentran en perfecto estado del conservación, la dirección del museo ha decidido acercarlas a los visitantes a través de este puente, antes que correr el riesgo de descolgar los lienzos, fijados a la pared en 1891.

El trabajo de los hermanos Klimt y de Matsch en el Museo de Historia del Arte tuvo lugar tras su éxito en la decoración del techo de la escalinata de otro destacado  edificio vienés, el Burgtheater.

Ademas,  la exposición  presenta bocetos de este proyecto,  pero también del trabajo en el Burgtheater y el Palacio Dumba y esquemas de las pinturas encargadas para el Salón de Actos de la Universidad de Viena (destruidas por los nazis)

El 150º aniversario del nacimiento de Klimt se está celebrando por todo lo alto en la capital de Austria. Los diez principales museos van a organizar exposiciones dedicadas al autor de El beso. Incluso han creado un “Pasaporte Klimt” que rebaja en un euro la entrada a la exposiciones dedicadas a este artista. Por lo tanto, es el momento ideal para disfrutar de la obra de Klimt si viajas a Viena en los próximos meses.

Foto vía Milenio

2 ComentariosDejar un comentario